GM resurge al Chevrolet Volt de sus “cenizas” al solucionar el problema de sus baterías

Visto todos los esfuerzos y capital que General Motors ha invertido en el Chevrolet Volt (y su homólogo, el Opel Ampera), no podía permitirse perder ni su reputación ni buena parte de la jugosa tarta en la que se están convietiendo los híbridos por un problema con sus baterías, y más teniendo en cuenta los tiempos que corren.

Mejoras estructurales del Chevrolet Volt.

Mejoras estructurales del Chevrolet Volt. Fuente:GM

Los problemas surgieron cuando la NHTSA (National Highway Traffic Safety Administration) sometió al Chevrolet Volt a unas pruebas de choque laterales para comprobar la protección que ofrecía éste a los pasajeros en Mayo de 2011. Tres semanas depués de la prueba, el Chevrolet Volt salió ardiendo sin causa aparente.

Tras una investigación hecha a sus baterías en el laboratorio el 25 de Noviembre de ese mismo año, la NHTSA conluyó que el vehículo salió ardiendo debido a que en el impacto, la carcasa que recubre la batería se rompió, permitiendo entrar líquido refrigerante de la batería dentro de está, provocando un cortocircuito y con ello, el incedio del vehículo.

Tras meses buscando una solución, General Motors ha publicado las medidas a aplicar para solucionar el problema:

– Fortalecer la estructura que rodea las baterías.

Mejoras estructurales del Chevrolet Volt

Mejoras estructurales del Chevrolet Volt. Fuente: GM.

– Colocar un sensor en el tanque del sistema de refrigeración de la batería para monitorear los niveles del líquido refrigerante.

Sensor de nivel de líquido refrigerante.

Sensor de nivel de líquido refrigerante. Fuente: GM.

– Agregar un soporte resistente a las manipulaciones de la parte superior del depósito de refrigerante de la batería para evitar el sobrellenado de refrigerante.

Nuevo depósito refrigerante para las baterías del Chevrolet Volt.

Nuevo depósito refrigerante para las baterías del Chevrolet Volt. Fuente: GM.

Tras la incorporación de estas mejoras, la General Motors realizó cuatro pruebas entre el 9 y 21 de Diciembre de 2011, dando resultados satisfactorios en todos los casos, ya que no hubo intromisión de elementos dentro del paquete de baterías ni fugas de líquido refrigerante.

Las modificaciones de los Chevrolet Volt que ya están circulando correrán a cargo de GM, el cual ira citando a sus dueños cuando éstas estén listas para sus vehículos.

“Estamos enfocados en una cosa ahora mismo: hacer lo correcto por nuestros clientes”, dijo el gerente general de América del Norte, Mark Reuss. “Vamos a cumplir con nuestro compromiso de asegurarnos de que nuestros clientes están encantados con su compra.”

Y es que, tras el caso Pedalgate de Toyota, en América se toman muy en serio el dicho:”Poner el parche antes de que salga la herida”.

Fuente | General Motors