Diésel: Una verdad incómoda

El Diesel, a lo largo del siglo XX, fue un tipo de motorización que no tuvo una gran presencia en el mercado automovilístico de turismos (sus principales usuarios eran los taxistas) hasta la década de los años 90, donde sus ventas comenzaron a crecer de forma exponencial (tanto en España como en Europa) llegando a copar más de la mitad del volumen de ventas total de turismos en España. Pero, ¿por qué este aumento continuo en las ventas?

Las razones fueron básicamente tres: el precio del combustible, un menor consumola fiabilidad de sus motores.

No obstante, estos factores han variado mucho a lo largo de estos años, ya que la diferencia de precios en los combustibles no es tan acusada como antes y en cuanto a fiabilidad, ésta se ha visto mermada ante la incorporación de los numerosos sistemas y componentes electrónicos (Turbocompresor, Válvula EGR, ECU, …) , que eso sí, han mejorado la eficiencia y consumos de los motores para poder superar las normas anticontaminación actuales.

Sin embargo, y pese a todas estas mejoras, la industria del automovil esconde una verdad muy incómoda tras elaboradas campañas de marketing: las partículas diesel.

Actualmente, parece que la contaminación se mide sólo por el CO2 que emiten los vehículos. No obstante, un coche emite muchos más compuestos químicos (NOx, CO, partículas, hollín, benceno y formaldehido), que aún estando regulados (y se cumple de manera estricta por parte de los fabricantes), no se les presta mucha atención por parte de los medios (ni de las marcas para no perder la “Gallina de los huevos de oro“), donde el calentamiento global (cuya principal causa es la emisión CO2) ocupa una posición monopolísitca en la preocupación por el medio ambiente.

El DPF (filtro anti-partículas) que montan los vehículos diesel, reduce la emisión de la mayor parte de las partículas (y las de mayor tamaño), pero existen otras muchas más pequeñas(PM2,5) que escapan a la atmófera, siendo un peligro real para la salud humana, ya que al ser tan pequeñas, no se quedan solo en los pulmones, sino que a través de estos llegan directamente a la sangre, produciendo enfermedades y patologías de diversa índole: a corto plazo, una sobre exposición a estas partículas  puede provocar tos, picazón o quemazón en los ojos, presión en el pecho, respiración con silbido y respiración dificultosa. Si esto no resulta preocupante, las exposiciones a largo plazo (y esto se está produciendo en las grandes ciudades de España) el problema se agrava aumentando el riesgo de sufrir cáncer, provocar y agravar problemas del corazón, ictus, enfermedades respiratorias como el asma y alergias, entre otras.

Aunque estos datos solo hagan referencia a Madrid, en todas la grandes ciudades españolas nos encontramos con este problema (la medición de estas partículas no es algo muy común, por lo que en muchas ciudades no hay suficientes datos o se desconocen estos), siendo la prueba más clara  los llamamientos que realizan alcaldes de ciudades como la ya citada o Barcelona para instar a los ciudadanos a dejar el coche en casa,

No pretendo con este artículo culpar a los diesel de la contaminación (existen otros factores como: otros motores de combustión interna, poseer uno de los parques automovilísticos más antiguos de la Union Europea y otras industrias), pero sí denunciar que desde su llegada masiva al mercado, el numero de partículas muy tóxicas ha aumentado (lógicamente) y esto trae graves problemas de salud, que aunque ya existían antes, se han agravado aún más.

No obstante, y como es lógico, la industria no habla de ello, y además, ataca al punto débil del consumidor: el bolsillo (y la contaminación). Ahorrarse dinero en el carburante (no así en la compra del coche) además de comprar un coche ECO por llevar tecnología microhíbrida  y tener unas emisiones de CO2 muy bajas, es la “solución perfecta”. Pues no. Esa es solo la cara amable del asunto…y si con esto no les valía, ahora llegan los híbridos diesel.

Como solución o alivio al problema, existen diversas alternativas: coches híbridos, eléctricos,… Aunque de estos últimos aún no existe mucha oferta y presentan ciertas desventajas(precio, autonomía, tiempo de carga,…), los híbridos han ido reduciendo sus precios, llegando a estar ligeramente por encima (en muchos casos) o incluso igualar los precios de sus análogos con motores de combustión interna (Toyota Auris con acabado Active).

Al final, y como pasa siempre, el factor económico será el decisivo…

  • http://greekseo.wikispaces.com Katerina

    An interesting discussion is worth comment. I think that you should write more on this topic, it might not be a taboo subject but generally people are not enough to speak on such topics. To the next. Cheers

    • http://ticenandaluz.wordpress.com Salvador_Malpartida

      Thank you for your comment, Katerina!!! People don’t know enough about these topics because the industry want to make up the truth. The only target for them is one: Sell!