Coche eléctrico: Llega para quedarse. Parte 2

Después de conocer los componentes principales de los vehículos eléctricos (puros) y explicar por encima sus características, vamos a ver las ventajas y desventajas que presentan este tipo de vehículos y las posibilidades que nos ofrece el mercado.

La Venganza del Coche Eléctrico

La Venganza del Coche Eléctrico

Ventaja: Son silenciosos

La primera gran característica de los vehículos eléctricos es que son silenciosos. No obstante, esto puede llegar a ser peligroso. En muchas ocasiones, cuando estamos cruzando la calle, sabemos que un coche se aproxima a nosotros por el ruido de su motor, pero en el caso de los eléctricos, al ser silenciosos, no nos percatamos de su presencia, y si es así, lo hacemos cuando lo tenemos justo detrás. Este problema se agrava y supone un peligro muy real cuando hablamos de personas invidentes. Por ello, y en prevención de las consecuencias que esta ausencia de ruido pueda acarrear, el gobierno americano ha obligado a los fabricantes a colocar emisores de ruido en este tipo de vehículos. No obstante, esta “solución” implicaría privar al coche eléctrico de su escasa o nula rumorosidad y mantendría el problema de la contaminación acústica, sobre todo en zonas con alta densidad de tráfico.

Ventaja: Conducción 

Los eléctricos presentan una conducción suave y confortable, además de aportar un gran par y potencia desde su arranque. Al carecer de caja de cambios (estas llegarán en un futuro para mejorar aún más la eficiencia y el consumo energético del coche) , la aceleración y la marcha es continua y sin tirones, lo que proporciona una sensación muy agradable al conductor.

Ventaja: No contaminan*

La tercera característica importante de este tipo de coches es la emisión cero de gases contaminantes. Esta emisión cero, como ya todos sabéis, es relativa al lugar donde se produce. Me explico: la emisión de gases es cero por parte del vehículo, pero no donde se produce la energía para poder recargar las baterías de estos. Y es en este tema donde hay una de las asignaturas pendientes.

Fuente: FEE, Elaboración propia

Fuente: FEE, Elaboración propia

La emisión de gases contaminantes a la hora de producir electricidad es menor que los emitidos por el uso de los derivados del petróleo en muchos países, entre ellos España, ya que una parte importante de la demanda energética queda cubierta por energías renovables (más del 33%) . Por tanto, cuanto mayor sea el uso de este tipo de energías limpias, menor contaminación generarán los vehículos eléctricos. En este aspecto, la Unión Europea establece que para 2020 el 40% de la energía debe provenir de fuentes renovables.

Cero contaminación. Fuente: Sarecar.net

Cero contaminación. Fuente: Sarecar.net

Teniendo en cuenta esto, podemos hacer unos cálculos aproximados de la contaminación emitida por un vehículo convencional y uno eléctrico a los 100km.

Un coche diesel equipado con sistema Stop-Start presenta un consumo medio de entre 4-5 litros a los 100km (o incluso más), con lo que se planta en unos 9,9kg de CO2 cada 100km. Si tenemos en cuenta los objetivos planteados en materia energética para 2020 y el porcentaje de uso de energías renovables en España, un vehículo eléctrico emitiría entre 3 y 4kg de CO2 cada 100km.

Fuente: Iberdrola

Fuente: Iberdrola

Visto así, la diferencia es muy significativa, y eso sin realizar comparaciones con vehículos diesel más potentes, vehículos sin tecnología microhíbrida o peor aún, coches de gasolina, donde las emisiones de CO2 son superiores (pudiendo darse unos 16kg de CO2 cada 100km).

Ventaja: Eficiencia

El motor eléctrico es mucho más eficiente que el motor térmico. Hablamos de un 90% de eficiencia en el primero frente a un 25-30% en el segundo. Por ello, la energía se consume de forma más eficiente en los eléctricos. No obstante, esta eficiencia de los motores eléctricos puede descender si tenemos en cuenta la energía empleada para generar la electricidad que almacenan su baterías y que se obtiene mediante la red eléctrica.

Eficiencia de los diferentes vehículos. Fuentes:Manitoba Hydro e Iberdrola

Eficiencia de los diferentes vehículos. Fuentes:Manitoba Hydro, Iberdrola

Así, nos encontramos que ésta bajaría hasta un 77% si la energía se obtiene de fuentes de energía renovables y de un 42% si se consigue por medios que contaminan el medio ambiente. En el caso de los motores térmicos, se mantiene igual, ya que se considera la eficiencia desde el tanque (gasolinera) a las ruedas (vehículo), sin tener en cuenta el proceso de obtención del combustible (planta), como en el caso del eléctrico.

Fases de la eficiencia energética. Fuentes: WWF ADENA, Iberdrola

Fases de la eficiencia energética. Fuentes: WWF ADENA, Iberdrola

Ventaja: Habitabilidad

La mayoría de los vehículos eléctricos actuales portan un motor eléctrico (ya sea delante o detrás) siendo algunos de ellos (vehículos) adaptaciones de coches que en un inicio tenían motor térmico (y todos sus sistemas), lo que mantiene aún los esquemas tradicionales de 2 ó 3 volumenes. No obstante, el futuro pasa por motores eléctricos en cada rueda, las baterías en el piso de vehículo, desaparición de la columna de dirección por sensores y motores independientes en las ruedas directrices que actúen como tal, y los demás componentes (compresor del A/A, por ejemplo) colocados estrategicamente por el vehículo, lo que nos abriría la puerta a un nuevo concepto de habitabilidad, de un extremo al otro del coche. Sería algo parecido a un monovolumen, pero sin el motor delante, y además, con la posibilidad de poder colocar el volante a la derecha o la izquierda, ya que al carecer de columna de dirección, nos da libertad de posición.

Ventaja: Menos mantenimiento y averias

Los vehículos eléctricos, al montar motores más simples y carecer de la gran mayoría de los sistemas que deben llevar los coches con motor de combustión interna, reducen considerablemente las posibilidades de sufrir averías, así como el número de revisiones (lubricantes, filtros,…), suponiendo un gran ahorro para el consumidor. El mayor problema que se pueden encontrar los primeros usuarios es la falta de talleres especializados.

Ventaja: Precio de la energía

El coste de la energía eléctrica, sobre todo a ciertas horas (noche), supone otro gran aliciente para el coche eléctrico, ya que abarata el coste de tener que cargar las baterías frente al coste de llenar el depósito. Para demostrar eso, nada mejor que un ejemplo práctico: El precio por kW/h durante el día esta en torno a 0’13€ (tarifa punta), mientras que por la noche (tarifa valle), se situa a 0,05€ (tarifas de Endesa). Un litro de gasoil corresponde a 10,3kWh. El litro de gasoil cuesta 1,30€. Por tanto, si echamos cuentas, vemos que en ambos casos el precio coincide. No obstante, si tomamos como referencia la tarifa nocturna, el precio por 10,3kWh es de solo 0,51€, menos de la mitad de lo que cuesta el litro de gasoil.

Recarga de vehículos eléctricos. Fuente: Forococheselectricos

Recarga de vehículos eléctricos. Fuente: Forococheselectricos

Y si esto no es suficiente, el Ministerio de Industria aprobó en Julio una nueva tarifa “supervalle”(comprendida entre la 1 y 7 de la mañana) para los puntos de recarga de los vehículos eléctricos, reduciendo aún más el coste de la carga.

Ventaja: Baterías reciclables

Las baterías de litio ion (montadas en la gran mayoría de los vehículos eléctricos) no están hechas con litio metálico, sino con sales de litio, las cuales no son tóxicas. Así se reduce el impacto medioambiental de éstas. Además, cuando éstas pierdan capacidad de carga, digamos un 20%, se podrían destinar a otros usos que no sean la automoción (ya que no es práctico mover un peso que no aporta energía), pudiendo aumentar su vida útil unos años más para ser recicladadespués, lo que evitaría acabar con las reservas de litio del planeta, como mucha gente asegura.

Batería BOSCH de iones de litio

Batería BOSCH de iones de litio

Ventaja: Lugar de carga

Aunque es cierto que aún no existe una gran red de carga para los vehículos eléctricos, estos portan una gran ventaja intrínseca: funcionan con electricidad. Esto que es una obviedad, permite algo completamente nuevo hasta ahora: que puedas “repostar” tu coche en tu propia casa conectándolo a un enchufe. Y cuando digo casa, también puede ser extrapolado al trabajo, zonas de ocio,… Este factor fue uno de los más resaltado por los afortunados que pudieron tener en sus manos el EV1 de General Motors en California.

Vehículo eléctrico EV1 de GM

Vehículo eléctrico EV1 de GM

Como hemos podido ver, el vehículo eléctrico presenta gran cantidad de ventajas, pero también tiene algunos puntos donde aún no es competitivo frente al coche convencional o los híbridos:

Desventaja: Autonomía

Los coches eléctricos presentan en la gran mayoría de los casos autonomías inferiores a los 200km.Ejemplos de ello serían: el Nissan Leaf con 160 km; el Smart fortwo Electric con 135 km.; el Renault Fluence Z.E. con 185 km. Pocas excepciones se pueden encontrar de momento a este límite, y si es así, suelen tratarse de vehículos deportivos o de alta gama, como es el caso de los modelos de Tesla, el Roadster y el Model S, los cuales superan estos 200km fácilmente, pudiendo llegan este último a cerca de los 500km según el paquete de baterías que monte.

Chevrolet Volt con nieve

Chevrolet Volt cubierto de nieve

Además, si nos encontramos en climas extremos, o con días de mucho frio o calor, la autonomía se verá mermada, ya que el sistema de refrigeración de la batería debe trabajar para mantener está a la temperatura optima de trabajo, y eso sin contar con el uso de la calefacción o el aire acondicionado.

Otro factor que condiciona en gran medida la autonomía del coche es su peso, y más concretamente, el de sus baterías. Al ser más pesado el vehículo, la energía necesaria para moverlo es mayor, y por tanto, mayor será el consumo. La consecuencia de esto es que se siga investigando en baterías que pesen y ocupen menos, consiguiendo al mismo tiempo un aumento de su energía y potencia específica.

Por todo ello, estos coches aún quedan reservados para desplazamientos interurbanos cortos o en ámbitos urbanos, donde desempeñan su función mejor que cualquier otro rival, pese a que estos dispongan de autonomías muy superiores.
Desventaja: Tiempos y lugares de carga

No solo la autonomía es rival de los eléctricos. El tiempo de carga de sus baterías también frena mucho al consumidor. De 6 a 10 horas se necesitan en un enchufe de 220V-240V para conseguir una carga completa, y “sólo” 30 minutos si se realizan en enchufes trifásicos de carga rápida. Aún así, el tiempo sigue siendo elevado, y más teniendo en cuenta que tardamos del orden de 5 a 10 minutos en repostar gasolina (contando las colas). No obstante, se están desarrollando sistemas de recargas super rápidos que tardan unos 10-12 minutos en cargar las baterías, aunque no son muy aconsejables ya que las deterioran, quedando solo reservados a casos puntuales(al igual que la recarga rápida).

Reloj espiral

Fuente: Visiofrecuencia.

Como alternativa a este problema, el MIT (Massachusetts Institute of Technology) ha desarrollado un electrolito eléctrico liquido denominado Cambridge Crude. Este permite recargar un nuevo tipo de baterías, más pequeñas y baratas que las que se montan actualmente, de forma similar a llenar el tanque de combustible. Esto trae consigo poder cargar las baterías en un tiempo muy inferior al empleado en la carga mediante enchufes.

Por otro lado, está el problema de la infraestructura de carga. Existen pocos puntos de carga en los entornos urbanos, lo que provoca que el usuario tenga que cargar el vehículo en enchufes convencionales(la gran mayoría de las veces), implicando para ello tener que dejar parado el coche durante horas mientras se carga. Sin embargo, muchas empresas y organismos  tanto públicos como privados están invirtiendo dinero para la construcción de puestos de carga (normal y rápida). El Ministerio de Industria, a través de IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) crearon el Plan MOVELE, el cual, entre otras cosas, tiene como objetivo dar ayudas directas a la compra de los vehículos eléctricos y la creación de puntos de carga para los mismos.

Fuente: MOVELE

Fuente: MOVELE

Si eres propietario de un vehículo eléctrico, en esta página podrás encontrar los puntos de carga más cercanos a tu ubicación: Electromaps

Por otro lado, también se están desarrollando unos cargadores inalámbricos que utilizan la inducción para cargar las baterías. WiTricity es una de las empresas que desarrolla estos cargadores.

Desventaja: Precio

Los vehículos eléctricos son vehículos caros, debido al alto coste de sus baterías y a la escasa producción de estos, lo que no permite reducir costes. Por ejemplo, un Renault Fluence con motor diesel de 110CV y acabado Dynamique sale (con el descuento promocional de 3.000€) por 19.900€, frente a los 25.800€ del Renault Fluence Z.E. con acabado Attraction y 95CV. Con acabado Dynamique, el precio sube hasta los 26.900€. 

Renault Fluence Z.E.

Renault Fluence Z.E. Fuente: Autoblog

Por tanto, estamos hablando de diferencias de precio de 6.000 a 7.000€ entre los modelos eléctricos y el convencional. A todo ello, hay que sumarle en este caso el alquiler de las baterías, ya que Renault, a diferencía de su socio Nissan(en materia eléctrica) y los otros fabricantes, no vende las baterías, las alquila (en el Fluence el alquiler mínimo son 82€/mes), reduciendo así el precio de compra frente al resto (el Nissan Leaf sale por 35.950€ (sin ayudas)).

No obstante, para incentivar la compra de los vehículos eléctricos, el gobierno ofrece ayudas para la compra de estos, las cuales cubren el 25% del valor del vehículo antes de la aplicación de los impuestos con un máximo de 6.000€. (Real Decreto 648/2011)

Mercado

El mercado español de vehículos eléctricos no es muy numeroso, aunque se esperan novedades en los próximos meses.

Actualmente, se pueden adquirir los siguientes modelos en España:

Micro-coches: Think CITY, Renault Twizy

Segmento A: Mitsubishi i-Miev, Peugeot i0N, Citroen Z-Cero

Segmento C: Nissan Leaf, Renault Fluence Z.E.

Trabajo: Renault Kangoo Z.E.

Renault ZOE

Renault ZOE

El único modelo que le queda a Renault por sacar al mercado, el Zoe (segmento B), llegará en el segundo semestre de 2012.

El futuro del vehículo eléctrico

Aunque queda mucho camino por recorrer, al coche eléctrico aún le queda mucha pila. Nuevas alternativas se están planteando, tales como coches sin baterías que funcionan mediante cables instalados en las carreteras (algo parecido a los coches de Scalectrix), nuevas baterías (litio-manganeso, litio-hierro, zinc-aire,…) que aporten un mayor rendimiento con menos peso y volúmen además de gran cantidad de concepts cars (Audi Urban Concept, Honda EV-STER, Suzuki Q-concept, Nissan Pivo, Toyota FT-EV III,…) y modelos (SLS E-CELL, Tesla Model S,..) preparados para ser lanzados a lo largo de los próximos años, por lo que, como queda reflejado en el título del artículo, los coches eléctricos han llegado para quedarse.

 

Artículos relacionados | Nissan Leaf: los nuevos “yellow cabs” de Nueva York

Fuente | Cuadernos de Energía Nº26

  • http://www.cardio-supplements.com cardio health supplements

    Credit for the fantastic weblog post. I am glad I’ve taken the time to read this.